Miles de trabajadores de atención domiciliaria prestan servicios a adultos mayores y personas con discapacidades en todo el estado de Montana. Si bien los cuidadores trabajaron en la primera línea durante la pandemia del COVID-19 y fueron indispensables para ayudar a que los adultos mayores y las personas con discapacidades permanecieran en sus casas y sus comunidades, siguen recibiendo salarios bajos, sin acceso a beneficios de atención médica.

En el 2019, el salario por hora medio de los asistentes de cuidado personal (PCA) en Montana era inferior al salario por hora medio nacional de $12.15, y mucho menor que un salario digno. Los salarios de los trabajadores de atención domiciliaria del estado que no forman parte de una unión han seguido siendo relativamente los mismos en los últimos diez años, incluso a pesar de que el precio de los alimentos que pagan los consumidores urbanos aumentó en más del 4 % en solo un año.

Connie Sharp, una cuidadora de Glasgow que cuenta con 30 años de experiencia, afirma que “la mayoría de nosotros seguimos recibiendo un sueldo que escasamente nos alcanza para vivir, y en algunos meses sentimos que apenas estamos sobreviviendo”.

Los requisitos mínimos de entrenamiento para trabajar en la atención domiciliaria en Montana no permiten crear un ambiente seguro para los cuidadores, los adultos mayores y las personas con discapacidades. A los PCA en Montana solo se les exige completar 16 horas de entrenamiento y 8 horas adicionales al año, en comparación con el requisito mínimo de 75 horas de los asistentes de enfermería certificados (CNA) que realizan un trabajo semejante en los centros. Montana no regula el plan de estudios ni los estándares relacionados con el entrenamiento de los trabajadores de atención domiciliaria que los clientes contratan directamente en el marco de Medicaid. El entrenamiento constante y apropiado es vital para garantizar la seguridad de los cuidadores durante su trabajo, así como para garantizar que los clientes reciban los servicios de la más alta calidad. 

 “Sigo haciendo este trabajo porque mis clientes me necesitan. Fue aterrador trabajar durante la pandemia. Muchos de mis clientes, así como otros cuidadores, se contagiaron de COVID-19. Si mi cliente no hubiera tenido un cuidador, no habría podido bañarse, limpiarse ni ir al inodoro”. — Celeste Thompson, Missoula, Montana

Una poderosa fuerza laboral que satisfaga las necesidades de la población mayor

Se necesita de una poderosa fuerza laboral que ayude a los residentes mayores de Montana que viven en sus hogares. En la actualidad, hay cuatro personas en edad de trabajar por cada adulto mayor en Montana; sin embargo, de acuerdo con las proyecciones, se estima que para el 2030, esta proporción se reducirá a solo dos personas en edad de trabajar por cada persona mayor, lo que creará una demanda de cuidadores que puedan satisfacer necesidades de cuidado cada vez más complejas.

Fuente: Montana Employment and Labor Force Projections: Job Growth from 2018 to 2028.” Department of Labor & Industry (Departamento de Trabajo e Industria) de Montana, 2018.

Sin embargo, el amor y el compromiso inquebrantable de los trabajadores de atención domiciliaria por sus clientes deben ser recompensados con un salario digno, beneficios y entrenamiento apropiado: en el 2014, la fuerza laboral de atención directa en Montana, que incluye a los asistentes de cuidado personal, tuvo un índice de rotación del 34.1 %.

El plan estratégico de la fuerza laboral de atención médica de Montana reconoce que los altos índices de rotación del personal están relacionados con los bajos salarios, los beneficios limitados o la ausencia de estos, y el entrenamiento inapropiado. Además, el informe establece la necesidad del estado de “trabajar para garantizar que todos los trabajadores de atención directa reciban un salario digno, y ofrecer salarios y beneficios competitivos que recompensen la permanencia en los cargos y el desarrollo de habilidades”.

Winnie Schafer, una trabajadora de atención domiciliaria y miembro de la tribu Sioux, resalta por qué los trabajadores permanecen en sus trabajos: “Ningún cuidador estaría en esto si no amara lo que hace. Yo lo hago porque amo a mi cliente, amo mi trabajo y amo mi unión.  Si no lo hiciera, habría renunciado hace años”.

Cómo crear la poderosa fuerza laboral de atención domiciliaria que necesita la economía de Montana

A pesar de que otras empresas tienen dificultades con el poco crecimiento del empleo, los trabajos de atención domiciliaria siguen en aumento. En Montana, los trabajos de cuidado personal están dentro de los diez grupos de ocupación con la demanda proyectada anual más alta, y las proyecciones de vacantes para asistentes de cuidado personal ocupan el primer lugar entre los trabajos no relacionados con atención médica al interior de esta industria (2018 – 2020). Los PCA están presentes en todos los condados de Montana; aumentar los salarios de los cuidadores podría representar un impulso para los pequeños negocios y las economías locales de todo el estado.

Crear una poderosa fuerza laboral de atención domiciliaria es una cuestión de igualdad racial y la equidad de género.

Aumentar los salarios, beneficios y entrenamiento de los trabajadores de atención domiciliaria es una cuestión de igualdad racial y la equidad de género. Los análisis demográficos de la fuerza laboral directa más recientes de PHI muestran que el 90 % de los trabajadores de atención domiciliaria en Montana son mujeres, y que los trabajadores de color están sobrerrepresentados en la fuerza laboral de atención domiciliaria de Montana, constituyendo el 15 % de todos los trabajadores de atención domiciliaria.

El plan del President Biden para crear una poderosa fuerza laboral: una oportunidad para Montana

Durante su campaña, el President Biden lanzó el plan para la fuerza laboral de educación y cuidado del siglo XXI. Este documento reconoce lo importantes que son los empleos de atención, y describe formas específicas en que el gobierno federal apoyará los esfuerzos que hacen los estados para fortalecer su principal infraestructura de atención. El plan incluye iniciativas como las siguientes:

  • Eliminar la actual lista de espera para los servicios domiciliarios y comunitarios dentro del marco de Medicaid. Esto permitirá que más de 2,000 residentes de Montana tengan acceso a los servicios que tanto necesitan.
  • Darles a los estados la opción de convertir sus exenciones de servicios de atención domiciliarios y comunitarios en opciones de planes con una mejor oferta federal, a fin de aumentar los salarios de los trabajadores de atención domiciliaria, así como su acceso a los beneficios.
  • Invertir en programas de entrenamiento y educación de alta calidad para los trabajadores de atención domiciliaria, con miras a que se acrediten, así como programas de entrenamiento continuo y dentro del empleo, y desarrollo profesional.
  • Garantizar que los trabajadores de atención domiciliaria tengan una forma de crear una unión, formar parte de esta y negociar colectivamente.

El servicio de cuidados puede ser un buen empleo con una unión: el ejemplo del estado de Washington

Construir una infraestructura capaz de superar los desafíos de la población mayor en Montana es posible. El estado de Washington ha construido una poderosa fuerza laboral de atención domiciliaria que incluye:

  • Una fuerte alianza con una fuerza laboral que participa de forma abrumadora en su unión
  • Un salario inicial de $17 la hora mínimo para el 2023
  • Seguro médico integral por $25 al mes
  • Requisitos de entrenamiento semejantes a los de un CNA, incluida la acreditación

Hoy, el estado ocupa uno de los puestos más altos en la clasificación nacional de servicios a largo plazo y servicios de apoyo.

Puede comunicarse con nosotros en cualquier momento llamando al Member Resource Center (Centro de Información para Miembros)

icon-phone

1 (866) 371-3200

Lo atenderemos de lunes a viernes, de 8:30 a. m. a 4:30 p. m. Nuestros representantes hablan 8 idiomas; además, los servicios de interpretación están siempre disponibles.